domingo, 27 de marzo de 2016

Obama in Javana

Las cosas que he tenido que escuchar por estos días, la de disparates, tonterías y estupideces populares de la peor cultura política posible, la de papagayos que andan repitiendo frases sin pensarlas o sin siquiera conocer la esencia de su significado, no solo en la calle, también en los medios.

Pero bueno el que tiene boca, tiene derecho a usarla y entre otras cosas también para hablar y los más importante es que, eso mismo, ha dado bastante de qué hablar esta histórica visita.


Un presidente de los Estados Unidos en La Habana, Cuba, después de 88 años y 50 de aislamiento casi total, de cierre colosal, de un tipo de guerra casi sin precedentes, no hay que preguntar nada, ni pensar mucho, es bueno en primer lugar para Cuba, después con calma, con cautela si se quiere, veremos todos o algunos de los matices.

Pienso sinceramente que el presidente Obama ha actuado de muy buena fe, lástima que le resten escasos nueve meses en la presidencia de esa nación,  el tiempo en que se forma un niño en el vientre de su madre, quien sabe si será tiempo suficiente para importantes cambios en lo referente al bloqueo, ese fantasma que nos quita el sueño y gran parte del pan, desde que vine a este mundo.

Obama en su respetuoso e inteligente discurso en el teatro nacional de la Habana aseguró cosas muy importantes, como la paz y que no tenemos nada que temer de los Estados Unidos... y otras; pero él tendrá que entender que eso no lo puede cambiar una simple frase viniese de donde fuera, después de tantas escaramuzas y sucesos bien belicistas de esa nación contra Cuba y mucho menos cuando sus palabras incluyen variables que no dependen ni de él ni de sus buenas intenciones.

No olvidemos, por ejemplo, que hasta hace un cuarto de hora Cuba estaba en nada menos que una muy negra lista de países promotores del terrorismo, lista  que podía justificar hasta un bombardeo nuclear si así lo decidieran y en dos segundos, después que nos han metido tanto miedo con el lobo; (miedo que ha estado bajo la piel durante mucho tiempo, miedo real y bien sustentado y a veces, en algunos casos también exagerado); viene a decirnos que somos “los mejores amigos”, eso llevará mucho tiempo y sobre todo hechos.

Otro ejemplo para justificar posiciones de cautela; sin ser un consagrado analista ni un estudioso dedicado a estos teje-manejes  diplomáticos y políticos, creo que el Sr. William Clinton durante su mandato, en los inicios, venía con buenas intenciones y con cierta inclinación a mejorar las relaciones con Cuba o normalizarlas en alguna medida; vinieron entonces aquellas provocaciones que pasaban de castaño oscuro, el asunto de las avionetas procedentes de Miami sobrevolando la Habana a su libre albedrío, que en el mejor de los casos ponían en peligro en toda el área la navegación nacional e internacional; se derribó una de ellas en acto de legítima defensa después de varias advertencias a muchos oídos sordos y el mencionado don correcto Sr. Clinton fue bien acorralado y tuvo que firmar y codificar el bloqueo con la Ley Herms – Burton.


Lo que quiero decir es que asegurar algo referente a “todo irá bien” y creer ciegamente en eso porque el presidente lo diga, es de ilusos si se revisa un poco la cercana historia de relaciones entre ambos países.

Estados Unidos es un país imperial, su verdadero poder reside en un grupo que controla el poder financiero y que viste pantalones con bolsillos rotos que nunca se llenan lo suficiente para ellos y por si fuera poco están aquellos cubanos que alimentan su familia en esa orilla gracias a la no existencias de relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos.

De este lado también hay obstáculos, porque Obama, el gobierno, el congreso de Estados Unidos, aunque no pusieran condiciones le gustaría ver florecer la economía de mercado en Cuba que para los preceptos comunistas, socialistas es (dígase lo que se diga) como comején en madera, estos emprendedores, cuenta propistas es una solución, una respuesta para poder reducir las plantillas estatales sin que aumentara el desempleo en la sociedad cubana, una solución con “PERO”, lo más controladitos posibles para que sus uñas de mercado y capital creciente no fuera peligroso, esa es la pura verdad, son una fuerte semilla del capitalismo que genera y generará siempre otros muchos cambios sociales.

Por otra parte el presidente Obama cree en su democracia, para él es la mejor del mundo aunque reconoce que no es perfecta, por supuesto que no lo es, yo por ejemplo que tengo un tremendo talento para ser presidente de los Estados Unidos y si fuera ciudadano de ese país, no me conocería nadie porque no tengo un centavo para pagar propaganda política a mi favor y eso significa en la vida real, que la postulación para presidente es más estrecha que el ojo de la aguja por donde pasaría aquel camello de la santas escrituras, por ahí solo pasaran candidatos con fuerte apoyo financiero que a su vez compromete en alguna medida con los intereses de los patrocinadores.

Puedo decir lo mismo de la democracia cubana, tampoco es perfecta y necesita profundas reformas.

Pudiera extenderme y caer en todos esos complejos análisis, tema tras tema, cuartillas y más cuartillas, que si la hipotenusa y los catetos, No quiero agobiarme y agobiarlos, eso se lo dejo a verdaderos estudiosos y personalidades como Rafael Hernández, sociólogo cubano que ya ha escrito sobre el tema. Yo voy a resumir y dar respuesta a la pregunta que me hiciera personalmente el Sr. Michael Connors.

¡Qué bueno que vino éste presidente a Cuba y que las cosas parecen que van a mejorar para el pueblo cubano en un futuro próximo!, debió suceder hace 30 años.

Estamos cerca de que se acabe el bloqueo y muchas otras limitaciones que han impuestos los sitiadores y  los sitiados.

Todo eso hará que Cuba cambie para bien y los hijos que siempre se parecen más a su tiempo que a sus padres harán los cambios necesarios, cambios que tal vez y momentáneamente no siempre serán los mejores pero el motor de la vida es el cambio, por el cambio racional e inteligente la humanidad ha sobrevivido muchas cosas. Cambios para el bienestar social, lo que deba ser de mercado que lo sea, lo que deba ser planificado lo será y cualquier extremo será siempre malo.

Nota:¿ Alguien duda que el bloqueo haya cumplido a estas alturas parcial o totalmente sus objetivos?


2 comentarios:

  1. Se ha publicado en los medios de Cuba un artículo de Fidel Castro, independientemente de su tema un poco errático al principio, habla y opina sobre la visita del presidente Obama y su discurso en el teatro Nacional.

    Cada elemento histórico que narra el Sr. Castro es muy real ¿Y?

    ¿Debemos hacer un juicio político a este presidente que heredó el bello tesoro del bloqueo y de esa historia?

    Entonces ¿Por culpa de la historia jamás podemos hacer las pases? Entonces cómo pueden pretender en el mundo la PAZ en cualquier parte si no se olvida y perdona?

    ¿Cómo hubiera quedado bien Obama en su discurso?¿Tenía que haber llorado a lágrima tendida por el pasado sin olvidar un detalle o un muerto?

    Por supuesto que no se puede creer en todo lo dicho por él como algo hecho, hay grandes cosas que no dependen de sus buenas intenciones el tiempo dirá, pero es un buen comienzo y no se puede negar eso ni quitarle mérito.

    Es verdad que Cuba ha vivido hasta ahora sin depender de Estados Unidos, pero hemos defecado sangre todo este tiempo, el impacto y el costo ha sido tremendo para éste pueblo heroico. Nunca debemos hacer como nuestros antepasados cambiando baratijas por oro, o nuestro orgullo nacional por una McDonald, eso está bien claro.

    Por otra parte como dice, la vida de una persona es un segundo en el torrente de la historia, pero cada persona quiere vivir esa vida, con dignidad sí, pero sobre todo también vivirla

    ResponderEliminar
  2. Agregando, Nelson Mandelo, el mejor ejemplo de perdón y olvido

    ResponderEliminar

Este artículo nunca estará completo sin tu aporte, tu opinión, tu criterio. Gracias por participar