jueves, 14 de noviembre de 2013

Cuando te Mueres



Cuando te mueres, sencillamente, te mueres, terminas, desapareces, te acabas, te apagas, Koniec, the End, 
c´est fini , bye bye. Borrón pero nada de cuenta nueva.

¿Recuerdas dónde estabas, donde “vivías” antes de que el espermatozoide valiente de tu padre y el óvulo dispuesto de tu madre se encontraran, esos que dieron lugar a tu existencia?, pues más o menos a ese mismo lugar regresarás al morir, a la nada, a la inmemoria, al éter, a la eternidad de la inconsciencia, el sueño eterno (Raymond Chandler).


Dice la Biblia que del polvo venimos y hacia el polvo vamos; esa parte siempre la creo, sobre todo si no hace alusión a la arena de los desiertos como metáfora, pero si se refiere a polvo cósmico, a la materia cósmica, lo acepto.

Eso sencillamente es lo que creo y quisiera creer en otra cosa, no imaginan lo que me he esforzado en creer en todas esas teorías de vida después de la muerte, en resurrecciones, reencarnaciones, teorías del Karma (que es mucho más abarcadora que la palabra “resurrección”)

Respeto mucho a las personas y por ello a sus creencias. Sobre todo cuando ellos han encontrado en las mismas, un alivio, un consuelo, una luz de esperanza, han encontrada la paz, la calma, sosiego a todo lo que en vida se sufre, se padece porque la vida es muy breve y estamos cargados de miedos, preocupaciones, responsabilidades, asediados por millones de peligros, de obstáculos, un número de trampas infinitas que salen a nuestro encuentro, zancadillas diarias que pasan por los azares, necesidad – casualidad y en cualquiera de ellas te montas en el taxi que maneja la parca y si te he visto, no me acuerdo.

Esa definición mitológica de las Moiras, esas brujas ciegas con sus tijeras para cortar el hilo de la vida del que pende cada ser, es muy acertado sobre todo en lo que al hilo se refiere.

Tengo excelentes relaciones de amor, amistad y familiaridad con personas que adoro y que creen en la segunda oportunidad después de la muerte y no pretendo que piensen diferente, ni siquiera criticarles su manera de vivir o pensar respecto a este asunto, solo estoy manifestando como pienso yo sobre este tema; te mueres y para bien o para mal no hay otro chance de ver a tu gente, a los seres queridos o de enmendar tus errores, arreglar lo que hiciste mal…¡cuanto quisiera estar equivocado!

Unos predicadores testigos de Jehová que visitaron mi casa un día (y que no han vuelto a pesar de mis buenas atenciones y trato esmerado) comentábamos sobre esto y ellos me decían “ ¿Y crees que Dios haya puesto en nuestros corazones este deseo de vida eterna o de otra vida si no fuera verdad esa posibilidad?”.

Pobre de Dios cargador de culpas y pecados humanos.

Mis conocidos que no comparten mi criterio, muchas veces me dicen medio en broma y medio en serio “en otra vida será” y yo muy serio y casi en broma les respondo “si no es ahora, olvídalo”, porque ahora sé que estoy aquí, tengo muchas evidencias de eso (a pesar de la Matrix) y no habrá “otra ronda”, además, aunque me diera el lujo de la duda sería la apuesta más grande que hagamos, eso de dejar para la segunda vuelta, ya les digo, es demasiado riesgo y como dice el viejo Perico mientras cogía botella (auto stop) en una noche oscura en medio de la nada al aparecer varios autos a la vez y dudar en cual de ellos irse…”el de alante compay, que es el que más alumbra”.

¿Se leyeron mi cuento de ficción “Fuerza Delta” publicado en este, mi muy popular blog?. (De muy cerca viene la recomendación pero debieran leerlo). En esa historia un tipo acostumbrado a los juegos virtuales de combate en primera persona, tan metido en el mundo de la virtualización que es incapaz de reconocer la realidad al punto que cuando lo matan de verdad, quiere “reiniciar el juego” y el “juego” de la vida no tiene reinicio, no viene con tal botón; una frase que recuerdo ahora y que no tengo NPI de quien la dijo..”…¡Ah!..¿Quién tuviera una pistola de tiempo para matar los errores del pasado?” (Mía no debe ser porque seguro que recordaría eso.)

La mente humana es realmente maravillosa, es una de las cosas más fascinantes que he conocido y noten que su fascinación viene por cualquier ciencia o seudo ciencia que la estudie.

Lo digo sobre todo porque el hombre desde que tuvo conciencia pudo inventarse cuanta teoría o explicación necesaria para sobrevivir, para defenderse psíquicamente del infinito campo de todo lo desconocido, de todo para lo cual no tenía una explicación y vivir siempre fue un reto muy grande en cualquier época, tan grande y difícil que es imposible aceptar que después de todo eso no haya una recompensa o una segunda oportunidad, es duro.

Observar como personas geniales que aportaron tanto a la humanidad, que lo dieron todo por los demás, gente que sacrificaron muchas cosas por el bienestar de otros, al igual que algunos que hicieron un poco menos pero que eran queridos, populares y famoso o familiares y amigos, se marchen un día para siempre, para nunca más volver, es muy duro creer que no estén viviendo en alguna parte que no estén, solo en nuestro recuerdo y en nuestros corazones.

No soy ateo porque no me opongo a las creencias religiosas como explicaba anteriormente pero necesito repasar aquí el rol desempeñado por la iglesia en su etapa medieval y feudal cuando un pobre diablo se sentía feliz de que lo exprimieran hasta sacarle el último jugo porque sería tremendamente recompensado ¿dónde?, pues en la otra vida y la culpa de que ésta fuera su condición en su “primera" vida, la tenía Dios….¡que bonito!, de nuevo Dios es culpable.

¿Y saben qué?, increíblemente todavía existen los que se creen el mismo cuento quinicientosmil años después; les decía que entre ellos algunos de mis más entrañables amigos, amores y familiares.

Para mí la otra vida está en mi mente y se forma por todo el sistema de cosas inlogradas, sueños, anhelos; todo lo que imagino que pudiera ser y no ha sido todavía, desde amores hasta éxitos profesionales; también lo forman un grupo importante de opciones y posibilidades por las que en su momento no opté y que lógicamente pudieron cambiar o torcer para bien o mal mi realidad de hoy que era mi futuro de aquel entonces.

Nuestra mente es muy juguetona también y nos hace muchas piruetas, recuerden un concepto básico de filosofía materialista (claro) que la realidad existe independientemente de nuestras conciencias, nosotros no tenemos lo que nos rodea “dentro” de nuestras cabeza, lo que tenemos es un reflejo de esa realidad que pasa por el filtro, por los "controles aduaneros" de nuestros sensores o sentidos y cuando la mente nos hace creer que vimos algo, sencillamente lo vimos. ¿Acaso un sueño no es lo más real que existe hasta que despertamos?

 Menciono este concepto porque anda por ahí, toda una cátedra sobre las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM) (si, porque tiene siglas oficiales y todo) hay toda una asignatura, una” ciencia” o neurociencia y hasta círculos o grupos de ayuda, intercambio o consuelo, de esos que dices “Hola soy Juan” y el grupo responde “Hola Juan”; como los de Alcohólicos Anónimos que muchos de ellos son muy serios y realizan una excelente labor psicológica de apoyo a víctimas aunque también los hay de todo tipo, desde gente que han sido penetrados por extraterrestres hasta los que tienen conexión por telepatía entre ellos con señal digital incluida, pero bueno, si ellos lo creen, tenga la seguridad que es real para los afiliados. Y en ese entorno, existen hipótesis o teorías …(no se pierdan esto) como la “Teoría cuántica sobre posible explicación a la vida después de la muerte”

Puede que alguno de los “millones” que me leen puedan pensar que me manifiesto de esta manera porque no he tenido mis propias experiencias paranormales; bueno, les aviso que posiblemente en mi próximo y tan ansiosamente esperado post escriba sobre eso.

No me va quedando mucho por decir; este artículo es muy personal, usted puede dejar su opinión y ni siquiera he puesto la opción de ser moderador, escriba lo que desee y lo verá publicado, puede usar también cualquier idioma siempre que sea su lengua materna.

Ojalá al final de esta vida, el sorprendido sea yo pero mientras voy haciendo mis cosas como si fuera la única vez que puedo y cuidando siempre Mi Pequeño y Único Público.


Páginas revisadas o consultadas para conectarme mejor con el más allá.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este artículo nunca estará completo sin tu aporte, tu opinión, tu criterio. Gracias por participar